Cobol en español
  Página de Inicio Recomiéndala Contáctame Usuarios en Linea
13
     Crea Una cuenta  
Video 1
Video 2
Video 3

Si te ha servido la web
o te han gustado los videos, colabora haciendo click en el botón.

MANUALES
TEMATICOS
BASES DE DATOS
COBOL / WINDOWS
COBOL / UNIX
HISTORIA /DOCS
 
BUSCADOR
PROGRAMANDO-Dos
TRUCOS
AÑO 2.000
TEORIA POWCOB-3
PROG. POWCOB-3
TEORIA POWCOB-5
PROG. POWCOB-5
OCX-ESCOBOL
RUTINAS/MANUALES
OCX / JUEGOS
HERRAMIENTAS
COMPILADORES
ENCUESTAS
ENLACES
FOROS
TOP 10

CHAT   Usuarios: 0
Historia / Documentos
TEMARIOPrimeros Pasos
La increible Grace Hooper
Bill Gates habla sobre Cobol
¿ Porque es Cobol estupendo ?
Hitos en la Informática
Primer fallo en un ordenador
Artículo sobre Cobol (PCWORLD)

La increible Grace Hooper

(2576 palabras totales en este texto)
(16929 Lecturas)   Versión Imprimible



1906-1992


La contralmirante Grace Murray Hopper fue una mujer admirable que acometió los retos de la programación de los primeros ordenadores obteniendo logros de gran magnitud. Durante su vida, como líder en el campo de los conceptos de desarrollo de software contribuyó a la transición desde las técnicas de programación primitivas a la utilización de sofisticados compiladores. Ella pensaba que el "siempre se ha hecho asi" no era razón para continuar haciendo las cosas de la misma manera.

Grace Brewster Murray nació en Nueva York el 9 de Diciembre de 1906. En 1928, se licenció en matemáticas y física en el Colegio Vassar e ingresó como profesora de Vassar. Mientras daba clases en Vassar continuó sus estudios de matemáticas en la Universidad de Yale, donde obtuvo el título de Master of Arts en 1930 y se doctoró en 1934. Era una de las cuatro mujeres que formaban parte del programa doctoral integrado por diez estudiantes y su doctorado en matemáticas era un título poco común en aquellos tiempos.

Grace HopperEn 1930, se casó con Vincent Foster Hopper. (El murió en 1945 durante la Segunda Guerra Mundial y no tuvieron hijos). Permaneció en Vassar como profesora hasta 1943, año en el que entró a formar parte de la Reserva Naval de Estados Unidos par ayudar a su país en los desafíos técnicos que la guerra imponía. Después de estar en la escuela de Midshipman, perteneciente a la Reserva Naval de los Estados Unidos, fue destinada al Departamento de Proyectos de computación de artillería de la Universidad de Harvard, donde trabajó con los ordenadores Mark en los Laboratorios Cruft. En 1946, la almirante Hopper renunció a su excedencia de Vassar para convertirse en miembro investigador en ingeniería y física aplicada en el Laboratorio de Cálculo de Harvard. En 1949, ingresó en la Eckert-Mauchly Computer Corporation como Matemático adjunto. En 1950, este grupo lo compró Remington Rand que a su vez, se fusionó con la Sperry Corporation en 1955. La almirante Hopper se acogió a la excedencia militar de la Sperry Corporation desde 1967 hasta su jubilación en 1971.

Durante todos los años dedicados a la enseñanza y a la industria fue asesora y conferenciante de la Reserva naval de los Estados Unidos. En 1967, después de un retiro de siete meses, regresó al servicio activo en la Marina como dirigente del Comando de automatización de datos de la Marina. Después de retirarse de la Marina en 1986 con el rango de contralmirante, se convirtió inmediatamente en asesora superior de Digital Equipment Corporation, donde estuvo trabajando hasta bien entrados sus ochenta años de vida. Murió mientras dormía, en Arlington, Virginia, el 1 de Enero de 1992.

Durante su ejercicio profesional en la enseñanza, en la industria y en el ejército se hicieron patentes sus numerosos talentos. Tenía unas aptitudes técnicas extraordinarias, era un lince para el marketing, demostró en repetidas ocasiones su visión para los negocios y la política, y nunca desistió ante ninguna de sus buenas ideas.

La programación de los primeros ordenadores.

La perseverancia fue uno de los rasgos de su personalidad que hizo de ella una gran líder. A su llegada al Laboratorio Cruft se encontró inmediatamente con el ordenador Mark I. Para ella, se trataba de un artilugio simpático, parecido a los despertadores de su juventud; estaba impaciente por desarmarlo y descubrir como funcionaba. La almirante Hopper se convirtió en la tercera persona en programar el Mark I. Recibió el Premio al desarrollo de la artillería de Marina por su precoz éxito en la programación de aplicaciones en los ordenadores Mark I, Mark II y Mark III.

Como una auténtica visionaria, Hopper se dio cuenta de que un ordenador sería accesible para un público mucho mas amplio en el caso de que existieran herramientas que fueran, fáciles de programar y de utilizar. En la búsqueda de esta visión, arriesgó su carrera profesional en 1949 para entrar en la Eckert-Mauchly Computer Corporation y entrar en el negocio de los ordenadores. Allí, comenzó un nuevo esfuerzo pionero con UNIVAC I, el primer ordenador digital electrónico a gran escala. Para facilitar sus tareas, la almirante Hopper animó a los programadores a que recogieran y compartieran las partes comunes de sus programas. Aunque estas primeras bibliotecas de código compartidas tenían que copiarse a mano, reducían el número de errores, el tedio y la duplicación del esfuerzo.

En 1949, los programas contenían ayudas mnemotécnicas que se transformaron en instrucciones de códigos binarios ejecutables por el ordenador. Hopper y su equipo ampliaron sus mejoras en el código binario con el desarrollo de su primer compilador, el A-O. La serie de compiladores A-O traducía un código matemático simbólico a un código máquina y permitía especificar el número de llamadas que se asignaban a las rutinas de programación almacenadas en cinta magnética. Bastaba especificar el número de las llamadas de las rutinas deseadas y el ordenador las "encontraba en la cinta, las llevaba al ordenador y hacía las sumas. Este fue el primer compilador", según sus propias palabras.

Hopper pensaba que el principal obstáculo para los ordenadores, en las aplicaciones no científicas y en las empresas, era la escasez de programadores para dichas máquinas que distaban mucho de ser de dificil manejo. La clave para abrir nuevos mundos a la computación era el desarrollo y la mejora de los lenguajes de programación, lenguajes que pudieran ser entendidos y utilizados por personas que no fueran expertas ni en matemáticas ni en ordenadores. Le llevó varios años demostrar que esta idea era factible.

Los primeros compiladores y validación.

En la persecución de su creencia de que los programas de ordenador podían escribirse en inglés, Hopper fue mas lejos con el desarrollo del compilador B-O para Univac, mas tarde conocido como FLOW-MATIC. Se diseñó para traducir un idioma que se pudiera utilizar para tareas empresariales clásicas, como la facturación automática y el cálculo de nóminas. Utilizando FLOW-MATIC, Hopper y su equipo pudieron hacer que el Univac I y II "entendieran" veinte frases en inglés. Sin embargo, cuando recomendó que todo el lenguaje de programación se desarrollara utilizando palabras en inglés, "se le dijo inmediatamente que no podía hacerlo porque los ordenadores no entendían inglés". Esto sucedió tres años antes de que su idea fuera finalmente aceptada; publicó su primer documento compilador en 1952.

La almirante Hopper participó activamente en las primeras reuniones en las que se formularon instrucciones precisas para un lenguaje empresarial común. Fue uno de los dos consejeros técnicos del resultante CODASYL Executive Committee, y varios de los empleados a su cargo fueron miembros del CODASYL Short Range Committee, encargados de definir el diseño básico del lenguaje COBOL. El diseño tenía grandes influencias de FLOW-MATIC. Como declaró un miembro del Short Range Committee, "FLOW-MATIC era el único lenguaje de programación orientado a los negocios utilizado en el momento en que comenzó el desarrollo de COBOL...Sin FLOW-MATIC probablemente nunca podríamos haber tenido un COBOL". Las primeras instrucciones en COBOL aparecieron en 1959.

Hopper dedicó gran cantidad de su tiempo a convencer a los directores de empresas de que los compiladores de lenguajes en inglés, como FLOW-MATIC y COBOL, eran factibles. Participó en una demostración pública de compiladores COBOL realizada por la Sperry Corporation y RCA, donde quedaba probada la independencia de la máquina. Después de su breve retiro de la Marina, la almirante Hopper dedicó sus esfuerzos en el estandarizar COBOL y convencer a toda la Marina para que utilizara este lenguaje de programación de alto nivel. Con sus aptitudes técnicas, llevó a su equipo a desarrollar útiles manuales y herramientas COBOL. Con sus aptitudes discursivas, convenció a directores de empresas de que debían aprender a utilizarlos.

Otro gran esfuerzo en la vida de Grace Hopper fue la estandarización de los compiladores. Bajo su dirección, la Marina desarrolló una seria de programas y procedimientos para validar los compiladores COBOL. Este concepto de validación ha tenido amplia repercusión en otros lenguajes y organizaciones de programación; acabó dando lugar a estándares nacionales e internacionales y a funciones de validación para la mayoría de los lenguajes de programación.

Reconocimiento.

La almirante Grace Murray Hopper recibió gran cantidad de premios y distinciones por sus logros. En 1969, se le concedió el primer Man Of The Year Award en Ciencia Computacional de la Data Processing Management Association. En 1971, la Sperry Corporation creó un premio anual en su nombre, como reconocimiento a los profesionales jóvenes de la programación por su contribución significativa a la investigación sobre ordenadores. En 1973, se convirtió en la primera persona de los estadounidenses y en la primera mujer en ser galardonada con el título de Distinguished Fellow (miembro distinguido) de la British Computer Society.

Tras cuatro décadas de trabajar como precursora, Hopper consideró que su mayor contribución había sido "toda la gente joven que he formado". Fue una profesora de enorme talento y como conferenciante, siempre estuvo muy solicitada, en pocos años dio mas de 200 conferencias. En sus discursos a menudo utilizaba analogías y ejemplos que llegaron a ser toda una leyenda. En una ocasión presentó un trozo de cable de aproximadamente un pie de largo y explicó que representaba un nanosegundo, puesto que era la distancia máxima que la electricidad podía recorrer en un cable en una billonésima de segundo. Con frecuencia comparó un nanosegundo con un microsegundo, un rollo de cable de cerca de mil pies de largo, cuando animaba a los programadores a no perder ni un microsegundo.

Cuando murió, el mundo perdió una fuente de inspiración para las mujeres y los científicos de todo el mundo. Su extraordinaria contribución a la investigación sobre ordenadores, benefició a la enseñanza, a la industria y al ejército. Su trabajo abarcó los lenguajes de programación, conceptos de desarrollo del software, la verificación de compiladores y el procesamiento de datos. Su precoz reconocimiento del potencial de las aplicaciones comerciales de los ordenadores y su liderazgo y perseverancia en hacer de esta visión una realidad, prepararon el camino para el procesamiento de datos moderno.

Esta historia la he copiado de un folleto de Acucorp, en el cual se puede encontrar al final, la siguiente aclaración:
"Esta historia se ha copiado, con el permiso pertinente, de las actas
para la conferencia de la Grace Hopper Celebration of Women in
Computing 1994"

   Inicio de Página   
Sitio desarrollado con PHP-Nuke. Todos los Derechos Reservados.
PHP-Nuke es un Software Libre realizado con licencia GNU/GPL.
Página creada en Junio de 1.998, con el proposito de difundir el lenguaje Cobol en nuestra lengua.
Andres Montes [98/11]